Muere el abeto símbolo de la Navidad en Roma.

El imponente abeto de 22 metros que se colocó en la plaza Venezia, de 48.000 euros, muere prematuramente y se convierte en una caricatura global.

En las oficinas del Campidoglio se decretó oficialmente su defunción y se puso en marcha una investigación. Ni siquiera llegará al culmen de las fiestas para las que fue contratado.

La historia de Spelacchio  (el abeto)  tiene truco. Todos los árboles de Navidad llegaron a Roma muertos cada año, pero entre unos y otros siempre consiguieron que aquellos artefactos luminosos proyectasen algo de vida hasta el 25 de diciembre.

DRkLoWEXcAEw3Is Noticia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Geografía 2º Bachillerato. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s