El fenómeno de la deslocalización industrial y las nuevas potencias industriales.

Hace poco mi tío, que es ingeniero en Airbus, me contó un caso muy interesante sobre como los países emergentes habían acabado por beneficiarse de la deslocalización industrial, y estaban consiguiendo equipararse poco a poco en cuestión de inovación y alta tecnología a las naciones del primer mundo.

A finales de siglo XX, su empresa fabricaba todas las piezas de los aviones (A380, A320, Eurofighters…) en Europa, tanto si requerían mano de obra cualificada como si no. Poco a poco, se fue trasladando la producción de aquellas piezas que no requerían demasiado desarrollo tecnológico a factorías situadas en el norte de China y en Taiwan. Esta decisión, que reportó inmensos beneficios a corto plazo para la empresa, supuso no obstante la pérdida de varios miles de empleos en Europa, con el consiguiente impacto económico y social. Por su lado, las autoridades chinas y taiwanesas acogieron la instalación de las factorías con alegría. Ofrecieron una serie de beneficios fiscales, facilitaron al máximo todos los trámites administrativos y, por si Airbus todavía dudaba, le hicieron un pedido millonario de 40 aviones de pasajeros.

Hasta ahora, todo parece un intercambio desigual entre una multinacional europea y un país atrasado, en el que una pone la tecnología y el valor añadido, llevándose una jugosa plusvalía, y el otro solo ofrece mano de obra barata, para después comprar los productos acabados por un precio muy superior. ¿Cuántos zapatos, almohadas o juguetes de plástico habría tenido que fabricar China para comprar un solo avión? La balanza comercial estaba desequilibrada…

No obstante, ahora viene lo interesante. Airbus sigue deslocalizando la fabricación de otros productos, en vista de que la fórmula ha funcionado, y estos son cada vez más complejos: circuitos electrónicos, motores, sistemas de telemática… Conforme pasa el tiempo, las empresas aeronáuticas chinas van siendo más competitivas, aun así, no pueden equipararse a las europeas: les falta inversión en I+D+i. Nuevamente, el Estado y las aerolíneas chinas hacen un gran pedido, acompañado de una exigencia: información. Y no nos olvidemos de que  son unos clientes excepcionales, no conviene ofenderlos. Un equipo de ingenieros franceses, alemanes y españoles viajan a China para ofrecer asesoramiento y formar a los fabricantes locales: planos, datos y experiencia en el sector, que tienen su coste en dinero.

El efecto no se hace esperar: una nueva empresa, COMAC, surge al amparo del gobierno chino, su principal propietario. A las pocos meses, los grandes pedidos a Airbus se acaban, coincidiendo con una crisis económica y financiera global. Sin embargo, los resultados de COMAC no podrían ser mejores, en poco tiempo, no solo será capaz casi de cubrir la demanda nacional, sino que incluso se atreverá a exportar. EADS, Boing y Aribus tiemblan: el gigante ha despertado, y ha necesitado menos de un año en hacerlo.

Mientras, esas factorías que Airbus deslocalizó por aquellos años 90 están dejando de  ser rentables. La nueva legislación laboral del 2008 impone la obligatoriedad de contrato, establece salarios mínimos y fija una jornada estándar, además de unas condiciones de trabajo dignas. Su implantación, aunque gradual e irregular, ha espantado a muchas multinacionales, que ya se plantean en des deslocalizar a otros países más pobres, como Vietnam o la India. Mientras, en Europa, la sombra de un expediente de regulación de empleo (ERE) planea sobre algunas de las fábricas de Airbus, cuyos resultados -esto es obvio- no son ya tan buenos. Y esto no sería un artículo mío si no dijera que esto nos pasa por neoliberales y por ansiosos, y que nos tenemos merecido todo lo que nos pase. He dicho.

Si os ha gustado el comentario, no dejéis de mirar esta noticia, es super interesante:

http://www.dirigentesdigital.com/articulo/mercado_global/210386/comac/gigante/aeronautico/chino/hace/temblar/boeing/airbus.html

Image

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El fenómeno de la deslocalización industrial y las nuevas potencias industriales.

  1. Jesús dijo:

    Jajaja… Buena entrada. Más que interesante. La sonrisa es por el final de la entrada, “no sería mía…”.
    Lo que comentas, como hemos visto en clase, muestra una clara tendencia que ha sido la tónica general del sistema capitalista, ya desde el siglo XIX, y ha ido aumentando conforme los transportes se han abaratado y finalmente con las tecnologías de comunicación que permiten deslocalizar, incluso, la gestión de la organización de las grandes empresas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s