La tercera revolución industrial en España: cuestión de ponerse al día.

A veces pudiera parecer que España, de entre todos los países europeos de su ámbito, es el último en llegar a todo. Perdimos el tren de la primera revolución industrial, la segunda pasó de puntillas hasta bien entrado el siglo XX, y tal como están las cosas, da la impresión de que no estamos mucho mejor preparados para la tercera. Tras un enorme proceso de reconversión industrial, mediante el cual nuestro país evolucionó de un sistema autárquico y poco competitivo a la liberalización económica capitalista, nuestra industria parece haber quedado en una especie de punto muerto, del que solo puede salirse de una manera: inversión en I+D+i.

Sin duda, el desarrollo tecnológico y la innovación son elementos imprescindibles que, como siempre, no están siendo tenidos en cuenta. Mientras que la economía española pudo tirar con éxito de un filón, el de la vivienda, que no requería ni mano de obra cualificada, ni investigación científica, ni nada por el estilo, no se tomaron ningunas previsiones basadas en un posible cambio de coyuntura. Se podría haber aprovechado el superávit del Estado en reinvertirlo en I+D+d, dijo alguien, pero claro, era mucho más rentable enladrillar la costa española. Una vez reventada la burbuja, la segunda oportunidad de oro para el sector tecnológico español, llegó con el Plan E de Zapatero. El economista Keynes se revolvió en su tumba mientras que 53 000 millones de euros se iban en pavimentar aceras (de algo tenían que vivir los parados de la construcción).

Ya en plena crisis, con el gobierno del PP, no solo no se aumentaron las partidas en I+D+i, sino que desapareció el Ministerio de Ciencia e Innovación (un invento bastante malogrado de Zapatero) y se recortó aún más, provocando la aceleración del fenómeno conocido como “fuga de cerebros”. Ya es bastante malo que otros países nos lleven la delantera, pero que lo hagan en parte gracias a nuestros jóvenes universitarios… es demencial.

El combustible del sector tecnológico no es el carbón ni el petróleo, sino los profesionales formados y las ideas. Precisamente esto es lo que nuestros políticos tardan en entender, parecen no ver los beneficios inmediatos del asunto (o sea, la popularidad que ellos puedan obtener a corto o medio plazo) Mientras tanto, y apoyándome en un dato ofrecido en clase, algunas centrales solares francesas generan más electricidad que todas las centrales instaladas en España de ese tipo.

PD: medidas urgentes para no quedarse más desfasado que una metalúrgica soviética.

  1. El cambio a energías renovables
  2. La conversión de edificios en plantas de energía autosuficientes.
  3. La utilización del hidrógeno, las baterías recargables y otras tecnologías de almacenamiento de energía.
  4. Transporte basado en vehículos eléctricos, híbridos y de pilas de combustible,utilizando como propulsión energía procedente de fuentes renovables.
  5. La investigación en informática aplicada, biotecnología y farmacia, y otros sectores punteros como la ingeniería aeroespacial, los biocombustibles o la nuclear de fisión.
  6. La creación de un sistema productivo respetuoso con el MA (desarrollo sostenible).

I+D+i Eolica laboratorio-i+d+i-prueba-innovacion-tecnologia-empresaDejo también un par de links sobre artículos del tema: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/12/actualidad/1360699592_431124.html

http://www.cincodias.com/articulo/opinion/i-d-prioridad-prueba/20130211cdscdsopi_2/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Geografía 2º Bachillerato. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La tercera revolución industrial en España: cuestión de ponerse al día.

  1. Jesús dijo:

    Buena reflexión e Interesantes los dos enlaces que has incluído en tu entrada. Pone de manifiesto la importancia de la EDUCACIÓN, así, en mayúsculas, para proporcionar una formación necesaria para la ciencia básica y después, solo después, adoptar estrategias en las que la iniciativa privada vaya de la mano en la investigación en la “ciencia aplicada”. Pero ir de la mano, no tirar del carro en la dirección que interese en cada momento. Eso, sin ser necesariamente negativo, es “mercado” y no un “plan de I+D+I”, que es lo que aporta solidez y garantías de crecimiento a un país.
    El problema es si nuestros dirigentes se creen o no que somos capaces. Y parece mentira, pero su actitud muestra que no confían en sus ciudadanos. En Extremadura lo podemos constatar. Espero que a lo largo del tema podamos comentar esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s