El problema de la laterita.

La laterita es un suelo rojo arcilloso típico de las áreas tropicales. Está caracterizado por un elevado porcentaje de hierro y aluminio, y por ser pobre en sílices. Se forma a lo largo de la estación seca, cuando el suelo pierde su contenido en agua y los componentes aluminoferraginosos se convierten en una costra dura y espesa. Dicha costra impide el uso agrario del suelo, pues las plantas no pueden hundir sus raíces en una tierra tan dura, que es difícil de arar y trabajar en general, y que no deja almacenar el agua de la estación lluviosa por culpa de su impermeabilidad. Así pues, cuando llegan las lluvias torrenciales, se producen escorrentías e inundaciones que ponen en peligro recursos y vidas humanas.

La lateritización del suelo es una forma más de desertización, y empuja a los agricultores africanos a abandonar sus tierras, que ya no les garantizaban la subsistencia, para trasladarse a los masificados arrabales de las grades ciudades. 

En mi opinión, el abandono de las precarias agriculturas de subsistencia, que al menos podían mantener a una población estable, es la principal causa de las hambrunas severas en África, donde los efectos negativos del cambio climático y de la sobreexplotación de las tierras, aunadas a la inseguridad del campo y a las falsas ilusiones de conseguir un futuro mejor en la ciudad, hacen que millones de campesinos dejen de cultivar sus pequeñas parcelas y huertos. Si nos fijamos bien en las cifras sobre el uso del suelo en algunos países ecuatoriales africanos, como República Democrática del Congo, veremos que solo el 5% del mismo es fértil (y de ese 5% solo el 1% es de buena calidad) mientras que hace diez años lo era el 9%. No conforme con eso, el éxodo masivo hacia las ciudades ha causado que solo el 50% de ese suelo fértil se explote, mientras que el resto se deja en barbecho. 

La laterita es un problema ecológico de muy difícil solución. Se calcula que el 25% del suelo fértil de Angola en los últimos años se han convertido en terrenos lateríticos, sin que nada haya podido hacerse. La sabana tiende a degradar con mucha facilidad en este tipo de suelo, y el uso de las rozas o talas como fertilizante natural acelera este proceso. El campo africano, ante una creciente presión demográfica, ha tenido que emplear una serie de técnicas desaconsejables para poder producir más, y ahora lo está pagando. Tomando otra vez el ejemplo del Congo, vemos como la capacidad productiva del país no solo no ha subido gracias a las nuevas inversiones (+15% entre el 2009 y el 2011) sino que ha retrocedido, alcanzando el volumen total del año 2000 (-5%)

Así pues, podemos apreciar como si no corregimos los problemas que ya se hayan presentes en nuestro medio ambiente, nos exponemos a que este empeore,condicionando negativamente la actividad humana de forma tal vez irreparable.

Image

 

Image

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El problema de la laterita.

  1. Jesús dijo:

    Está claro que la agricultura es hoy por hoy LA PRINCIPAL solución en muchos países africanos: primero por ser la fuente de un alimento necesario, y también por las posibilidades de transformación y comercialización que hay. Aunque esto último es… actualmente, un objetivo a largo plazo. Demasiado largo…
    Por otro lado, procesos similares de alteración de la tierra superficial de cultivo tenemos en España, como hemos visto en clase… Ahí están El Ejido y las Tablas de Daimiel, sin ir más lejos…
    En cualquier caso, interesante reflexión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s